Las células cancerosas se desarrollan en un ambiente ácido y las células normales o sanas se desarrollan en un ambiente alcalino para poder vivir sanamente. Si logramos alcalinizar y oxigenar adecuadamente el organismo, las células cancerígenas se detendrán en su acelerada multiplicación, y las células sanas vivirán en un ambiente ideal libre de enfermedades.

Los efectos secundarios de quienes padecen cáncer (dolor de cabeza, fatiga, falta de concentración, falta de circulación sanguínea, entre otros) se aminoran o llegan a desaparecer al llevar al organismo a un nivel alcalino.

El cáncer, al igual que otras enfermedades degenerativas, se puede prevenir y tratar tomando suficiente agua alcalina ionizada ION Water, ya que ésta tiene una mayor cantidad de oxígeno que cualquier tipo de agua, favoreciendo la eliminación de toxinas.